5 Consejos para mantener la grava en el jardín

La grava decorativa en el jardin y los 5 consejos para su mantenimiento.

Un espacio en la jardín con grava siempre es una gran apuesta de diseño y decoración en los espacios exteriores del hogar. La grava consiste en una variedad de rocas pequeñas que llevan diversos colores y texturas. Es una gran herramienta de paisajismo. La grava también es un tipo de material que requiere poco mantenimiento, lo que lo convierte en una característica atractiva para los propietarios. No se necesita mucho para mantener su jardín de grava en buenas condiciones. A continuación les dejamos algunos consejos.

gravas de colores para jardines

1. Rastrillo regularmente

La suciedad, las hojas muertas y otros escombros probablemente se acumulen la grava. Si se deja desatendido, fácilmente podría terminar con un montón de suciedad y deja de ser agradable a la vista. Utilice un rastrillo para limpiar los escombros de la grava y disponer de ellos en consecuencia. Un rastrillo de metal funciona más eficazmente que un rastrillo de plástico. Si la grava es fina, obtenga un rastrillo con dientes delgados y que vayan más unidos entre sí. Para grava de granulo más grueso, use un rastrillo con dientes más gruesos y separados entre sí. Utilice el rastrillo sobre la grava regularmente para igualar la superficie y mejorar la apariencia.

2. Malas hierbas

Si no ha colocado una malla antihierbas antes de construir su espacio decorativo con grava, hágalo cueste lo que cueste asi suponga retirar y volver a colocar la grava. Luego, esté siempre alerta de las malas hierbas que puedan brotar desde la grava. Cuanto más se les permite crecer, más difícil es librarse de ellas. Un truco es calentar agua y verterla sobre ellas. Las raíces se mueren por el agua caliente y en consecuencia mata las malas hierbas. Después de unos días, usted puede simplemente sacar las malas hierbas con facilidad. Sin embargo, si usted tiene un crecimiento extensivo de malas hierbas, puede que opte por la opción de utilizar un herbicida. Lo ideal e que se aplique un herbicida dos veces al año sobre la grava, esto ayuda a minimizar el crecimiento de las mismas.

3. Use un soplador de hojas

Las hojas son probablemente lo que con más frecuencia se aloje sobre su espacio con grava. Es mejor deshacerse de las hojas mientras están secas. Si  dejas las hojas sobre la grava hasta que llueva, se hace más difícil deshacerse de ellas. Las hojas caída al mojarse, pueden soltar algún tipo de pigmento que manche la grava y luego sea más difícil su limpieza. Un soplador de hojas puede ayudarle a despejar las hojas fácilmente mientras están todavía secas.

planchas para caminos con gravas

4. Calvas o espacios vacíos.

Con las pisadas, la grava puede moverse y dejar calvas. Si esto pasa con frecuencia, quizás deba plantearse colocar más cantidad de grava en la superficie y así poder evitarlo.. Es recomendable contener los espacios de grava con bordillos y así evitar esos hundimientos o calvas con las pisadas. Si la zona de grava es zona de tránsito de vehículos o  personas, le recomendamos utilizar unas planchas con celdas especiales para alojar la grava.

5. Volver a añadir

Dependiendo de las circunstancias a la que esté expuesto su espacio con grava, es posible que necesite volver a añadir grava una vez al año para mantener el espacio en buenas condiciones.

Autor entrada: Allgrass

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *